24 de abril de 2014
Logotipo del Portal

Patones

Logotipo del Portal
Ayto. de Patones Plaza de la Constitución, n 1
28189 Patones
(Madrid)
Tlf: 918 432 026
Fax: 918 432 102

Historia

Una copla popular muy conocida en la localidad narra así el origen del municipio tras los sucesivos traslados de sus habitantes:

El pueblo de los Patones
primero fue de San Román,
después en Fuente las Plantas
y ahora por bajo el canal.

El primer verso de la copla hace alusión al nombre con el que hasta el siglo pasado se llamaba a Patones, y tiene su origen el apellido de los fundadores del municipio, Patón.

En el segundo se puede ver como hasta hace poco se pensaba que San Román, también llamado Los Pradales, fue la ubicación original del pueblo. Sin embargo esta leyenda ha quedado desmentida pues las dos poblaciones estaban habitadas al mismo tiempo.

En su tercer verso se puede observar clara referencia al emplazamiento actual de Patones de Arriba, próximo a la Fuente de las Plantas, también llamada Fuente Gorda, y situada aguas abajo de la Fuente Nueva y el Lavadero.

Por último se aprecia como durante el siglo XX y de forma paulatina los habitantes de Patones de Arriba fueron descendiendo al llano, donde se construyó el nuevo pueblo de Patones de Abajo.

Según la tradición, Patones tuvo su propio Rey hasta el siglo XVIII. Las leyendas aluden a una monarquía milenaria, para algunos de origen visigodo, que consiguió pervivir a la ocupación musulmana.

Este rey trató con monarcas de la talla de Felipe II al que le dirigió una carta que empezaba “Del Rey de Patones al Rey de España", y con Carlos III, que acabó con la dinastía patonera al negarse éstos a pagar unos impuestos.
 














Aunque es cierto que existió un rey en Patones, nada tiene que ver con la concepción de una rica dinastía que tratase con los representantes del imperio español. Se trataba más bien de una especie de alcalde o juez de paz de origen humilde.

A lo largo del siglo XVIII se van fraguando estas leyendas que son dadas por ciertas en numerosos libros, uno de los más conocidos es el Viage de España de Antonio Ponz.

El primer escrito donde se hace alusión al “Rey de Patones” es de 1653, cuando se entrevistó con el Cardenal Moscoso para solicitar la construcción de la ermita.

En relación a este rey, se cuentan historias que lo sitúan en reinado independiente que no necesitaba rendir tributos ni guardar las leyes de ningún gobierno hasta que Felipe II, otros hablan de Carlos III,  averigua de su existencia (S. XVI-XVIII).

Bonitas narraciones que se quedan sólo en eso. Lo que nos dice la Historia es que este pueblo se fundó durante el S. XVI por un grupo de pastores venidos de la cercana villa de Uceda. Y que hasta finales del S. XVIII permaneció bajo su jurisdicción, hasta que Carlos III le otorga el título de lugar o aldea, lo que supuso tener un alcalde, un término municipal propio...

En esta misma línea, otra leyenda muy extendida relata como este recóndito pueblo pasó desapercibido durante la Guerra de la Independencia  (1808-1814). Pero nada más lejos de la realidad.

Existen documentos en el archivo municipal donde se dan cuenta de los tributos pagados a los destacamentos franceses. Aunque sí es cierto que se resistieron a la ocupación, el caso más conocido es la ayuda que dieron sus habitantes al mítico guerrillero Juan Martín El Empecinado.

Menos conocido es uno de los relatos más oscuros y secretos de Patones. Se dice que en un lugar llamado el Rendijo, situado encima del camino del Barranco fue arrojado el cuerpo muerto del comendador y su montura. Cuentan que los abusos de este “caballero” movieron a actuar de forma tan violenta a todo el pueblo.

Nada hace pensar que esta historia, que guarda ciertas similitudes con las obras del dramaturgo Lope de Vega, sea cierta. Y es que más parece el argumento de una obra teatral, donde las entrañas de la tierra guardan silencio y los años olvidan un secreto que la ciencia ni confirma ni desmiente.